La Bolsa de Nueva York continuaba hoy en números rojos afectada por las preocupaciones sobre la crisis de deuda europea y la falta de acuerdo para elevar el límite de endeudamiento en EE.UU., de forma que el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, se dejaba el 1,16 % hacia la media sesión.

Ese índice, que agrupa a 30 de las mayores empresas cotizadas en EE.UU., restaba hacia el ecuador de esta primera jornada de la semana 146,41 puntos, hasta 12.510,79 unidades, al tiempo que el selectivo S&P 500 perdía el 1,6 % (-21,51 enteros), hasta 1.322,29, y el índice compuesto del mercado Nasdaq retrocedía el 1,78 % (-50,78 puntos), hasta 2.809,03 unidades.

El parqué neoyorquino registraba esos marcados descensos ante los miedos sobre la crisis de deuda europea después de que la prima de riesgo de Italia, que se mide con el diferencial entre el bono italiano a diez años y el alemán del mismo plazo, alcanzase hoy la barrera psicológica de los 300 puntos básicos, marcando un nuevo récord desde la entrada del país en el euro.

La incertidumbre generada en los mercados ante la posible falta de solvencia de las finanzas de Italia, cuyo endeudamiento público supera el 120 % de su producto interno bruto (PIB), empujó este lunes aún más al alza el riesgo de los bonos italianos, lo que a su vez provocó un descenso del 3,96 % en la bolsa de Milán.

Esa caída arrastró consigo a otras plazas financieras europeas, de forma que París cerró con un descenso del 2,71 %, Madrid del 2,69 % y Fráncfort del 2,33 %, entre muchas otras.

En Estados Unidos también eran los temores sobre la deuda y el déficit del país los que centraban las miradas de los inversores neoyorquinos, que no se dejaron convencer por la comparecencia del presidente Barack Obama para abordar ese asunto.

Obama aseguró que EE.UU. "nunca ha dejado ni dejará de pagar sus deudas", al tiempo que instó a republicanos y demócratas a que acepten el precio político de un acuerdo sobre la reducción del abultado déficit del país.

Ese pacto es cada vez más urgente, ya que de no incrementarse el límite de endeudamiento autorizado hasta ahora (14,29 billones de dólares) en unas tres semanas Estados Unidos entraría en una suspensión de pagos sin precedentes.

Así, hacia el ecuador de la sesión el principal afectado del ánimo vendedor de la jornada era el sector financiero, que se dejaba el 2,1 % en su conjunto ante descensos como los de Citigroup (-3 %), JPMorgan Chase (-2,85 %), Bank of America (-2,8 %), Morgan Stanley (-2,2 %) o Wells Fargo (-2,19 %).

También bajaban bancos europeos que cotizan en Wall Street como ING (-9,16 %), Deutsche Bank (-5,51 %), Barclays (-5,19 %), BBVA (-6,15 %) o Banco Santander (-5,1 %).

A esta hora todos los componentes del Dow Jones se colocaban en terreno negativo a excepción de la cadena de comida rápida McDonald's, que ascendía un mínimo 0,04 %.

El lado de los descensos de ese índice estaba liderado por la tecnológica Hewlett-Packard (-3,05 %), seguido por JPMorgan Chase y Bank of America, así como por el fabricante de maquinaria pesada Caterpillar (-2,32 %) y el fabricante de aluminio Alcoa (-2,38 %), este último un día en el que presentará sus resultados empresariales tras el cierre de la sesión, dando así el pistoletazo de salida a la temporada de difusión de resultados en EE.UU.

En el mercado Nasdaq destacaba la caída del 7,1 % del gigante de la comunicación News Corporation, afectado todavía por el escándalo de las escuchas ilegales que ha llevado al cierre de su dominical británico News of The World y que podría impedir su intento de hacerse con la totalidad del canal de pago BSkyB.

En otros mercados el petróleo bajaba a 94,94 dólares por barril, el oro subía hasta 1.549 dólares la onza, el dólar ganaba terreno frente al euro (que se cambiaba por 1,4039 dólares) y la rentabilidad de la deuda pública estadounidense a 10 años retrocedía al 2,95 %.