La residencia del embajador de Estados Unidos en Siria fue atacada el lunes por una multitud poco después que manifestantes pro gobierno allanaran la sede diplomática de Washington en Damasco, dijeron autoridades estadounidenses.

Nadie resultó herido en el ataque a la casa del embajador Robert Ford, que no forma parte de la embajada, pero la residencia sí sufrió algunos daños.

Los funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato porque no tienen autorización para hablar sobre el asunto. Horas antes, un funcionario de Estados Unidos dijo que el Departamento de Estado presentará una denuncia formal por el ataque a la embajada y podría exigir compensación por los daños.

Los manifestantes están molestos por las visitas que realizaron los embajadores de Estados Unidos y Francia la semana pasada al bastión opositor Hama en el centro de Siria.