Los responsables del Memorial del 11S que se está construyendo en la zona cero de Nueva York para recordar a las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 lanzaron hoy un sistema de reservas por internet para ayudar al público a organizar su visita.

El proyecto se inaugurará formalmente el próximo 11 de septiembre durante un acto con familiares de las víctimas, coincidiendo con el décimo aniversario de los ataques, y abrirá sus puertas al público a partir del 12 de septiembre.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, invitó hoy a los turistas a planear "con tiempo" su visita al memorial para ayudar a las autoridades a que la experiencia sea "segura", según un comunicado de prensa de los responsables del memorial.

Los pases para visitar el monumento se pueden reservar desde este lunes de forma gratuita a través de la página web www.911memorial.org mientras continúen las obras de construcción en el antiguo solar que ocupaban las Torres Gemelas en el complejo del World Trade Center.

Además del sistema de reserva de entradas a través de internet, los responsables del memorial también han habilitado un número de teléfono especial para distribuir entradas entre los familiares de las víctimas.

El Memorial del 11S contará con dos piscinas rectangulares en el lugar exacto donde se levantaban las Torres Gemelas, que tendrán la misma dimensión de la planta de los dos rascacielos y donde estarán inscritos en bronce los nombres de las 2.983 víctimas del atentado terrorista de Al Qaeda.

La distribución de los nombres se hará en función del edificio donde se encontraban las víctimas en el momento de los atentados y de la relación que tenían con otros fallecidos, explicó la organización.

Por otro lado, a falta de dos meses para el aniversario, un juez de Manhattan rechazó una demanda presentada por un antiguo bombero de Nueva York para paralizar la construcción de un centro islámico cerca de la zona cero, publica hoy The New York Times en su edición digital.

El juez Paul Feinman afirmó en su fallo que el demandante, Timothy Brown, "tiene muchos intereses en preservar el edificio" que deberá derribarse para construir el centro islámico, pero "carece" de argumentos legales para pedir que se frene la construcción.

El proyecto, planeado a pocas manzanas de donde se erguían las Torres Gemelas hasta los ataques del 11-S, fue el centro de una agria polémica en todo EE.UU. desde comienzos de 2010 que alcanzó su punto álgido en el último aniversario de los atentados terroristas.

Los impulsores del centro islámico dicen que pretende ser un puente para acercar a personas de diferentes religiones y recuerdan que además de una mezquita, también contará con oratorios para cristianos y judíos.