La subsecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, subrayó hoy su creciente preocupación por el deterioro de la situación humanitaria en Yemen.

"Los desplazamientos han aumentado, el acceso (humanitario) sigue siendo limitado, la seguridad es incierta, los servicios básicos apenas funcional y la situación económica ha empeorado", dijo Amos, que de esa manera describió la situación de ese país árabe.

La coordinadora de la ONU para los Asuntos Humanitarios subrayó que estaba "particularmente preocupada por que aumenta la cifra de civiles en riesgo, al tiempo que los enfrentamientos continúan en varias partes del país, en algunos casos con armamento pesado".

Asimismo señaló que el conflicto que vive ese país "está llevando a una nueva crisis en el sur, donde más de 45.000 personas se han visto desplazadas en Aden, Lahj y otras áreas vecinas".

Amos subrayó que esos 45.000 nuevos desplazados forzosos se suman a otras 300.000 personas que en ese país ya se habían visto obligadas a abandonar sus hogares por el conflicto que vive el país árabe.

Yemen es escenario de revueltas populares contra el régimen del presidente Alí Abdalá Saleh desde el 27 de enero pasado.

Saleh está en la actualidad ingresado en un hospital de Arabia Saudí tras ser blanco de un atentado hace más de un mes en la capital, Saná, que le causó heridas graves en la cabeza y el pecho.

El pasado 7 de julio, el presidente yemení hizo su primera aparición en público tras el atentado en un discurso por televisión en el que salió con un aspecto irreconocible, quemaduras en el rostro y el cuerpo inmóvil.