La comisaria europea de Justicia, Viviane Reding, criticó hoy a las agencias de calificación de riesgos y su negativa influencia en la Unión Europea y su divisa común, en una entrevista con la edición digital del diario alemán "Die Welt".

"Europa no puede permitir que tres empresas privadas estadounidenses la destrocen", dijo la comisaria europea en referencia a las tres agencias que dominan el sector: Standard & Poors (S&P), Moody's y Fitch.

En línea con lo apuntado en la última semana por la Comisión Europea (CE) y el Gobierno alemán, especialmente, Reding acusó a las tres empresas de conformar "un cartel".

Para poner fin a esta situación, que afecta directamente a la estabilidad de la eurozona, la comisaria de Justicia señaló dos posibles soluciones: una salida multilateral liderada por el G-20 o una decisión unilateral europea.

"O los países del G-20 acordamos deshacer el cartel de las tres agencias de calificación de riesgos estadounidenses o se crean agencias independientes europeas y asiáticas", indicó Reding.

La comisaria sugirió asimismo la posibilidad de que Washington intervenga para partir en seis agencias a las actuales "tres grandes", como se las conoce popularmente en los mercados.

En las últimas semanas distintas autoridades a nivel nacional y europeo han acusado a las tres agencias de calificación de riesgos principales de haber conformado un "oligopolio", en palabras del ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, o de sufrir "conflictos de intereses", como apuntó la canciller alemana, Angela Merkel.

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, anunció la semana pasada la intención de la UE de regular la actividad de estas agencias.

Las críticas europeas contra las "tres grandes" arreciaron a raíz de la drástica rebaja de la nota de la deuda portuguesa un total de cuatro niveles, hasta la calificación de "bono basura", de forma inesperada y horas antes de que Lisboa subastase nuevos bonos.