Las autoridades de Japón han detectado cesio radiactivo en la carne de vacuno de una granja de la provincia de Fukushima en la que el ganado fue alimentado con pienso contaminado, confirmaron hoy fuentes oficiales.

El cesio, que superaba entre tres y seis veces el límite legal de 500 becquereles por kilo, se detectó en la carne de once vacas de enviadas para su procesado a Tokio desde una granja de la localidad de Minamisoma, en la provincia de Fukushima, informó la agencia local Kyodo.

La carne contaminada no llegó a los distribuidores, añadió Kyodo, que señaló que las autoridades provinciales han pedido a los ganaderos de Minamisoma, situada muy cerca de la maltrecha planta de Fukushima Daiichi, que suspendan sus envíos de vacuno.

Según funcionarios locales, las vacas resultaron contaminadas tras alimentarse con pienso con altos niveles de cesio radiactivo que estaba almacenado al aire libre cuando se desató la crisis en la vecina central de Fukushima a raíz del terremoto del 11 de marzo.

Minamisoma se encuentra a entre 20 y 30 kilómetros de la planta nuclear, por lo que tras el accidente las autoridades instaron a los residentes a abandonar el pueblo o permanecer resguardados para evitar la exposición a la radiactividad.

Según la televisión NHK, el ganado contaminado también había permanecido dentro de las instalaciones cubiertas de la granja, pero fue alimentado con pienso que sí había permanecido al aire libre.