El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, expresó hoy que confía en que un programa estadounidense de ayuda al desarrollo permitirá "garantizar ingresos y empleo dignos a las grandes mayorías" de este país centroamericano.

Durante la inauguración este lunes del Foro de Ministros Encargados de Políticas de Desarrollo Social en América Latina, Funes explicó que su país "no ha alcanzado los niveles de crecimiento económico y desarrollo" que le permitan dar esas garantías a la población.

La economía salvadoreña es "frágil y altamente dependiente de las remesas" que envían los cerca de 2,9 millones de salvadoreños que viven en el exterior, así como de "los vaivenes de los mercados internacionales, en particular el estadounidense", señaló Funes.

Añadió que "la presencia del crimen organizado y el narcotráfico" son otros factores que incide en la situación.

Funes expresó su convicción de que el programa de impulso al desarrollo "Asocio para el Crecimiento", en el que Washington incluyó al país centroamericano este año, dará el empuje necesario para los objetivos de empleo y salario dignos para los salvadoreños.

"Mi Gobierno ha decidido, en virtud de esta iniciativa (estadounidense), conformar una amplia coalición nacional como internacional para atacar estos obstáculos al crecimiento de la mano del Gobierno del presidente (Barack) Obama", añadió Funes.

Obama anunció, durante su visita a El Salvador en marzo pasado, que este sería uno de los cuatro países del mundo que se beneficiará de la iniciativa estadounidense.

Con el programa Asocio para el Crecimiento, Washington busca ayudar a esos cuatro países a "dar un salto hacia el desarrollo", según ha explicado el canciller salvadoreño, Hugo Martínez.

Martínez ha dicho que el programa es una "confluencia de una serie de programas" económicos, educativos, sanitarios y de infraestructura, que tomará como referencia las experiencias de naciones del sureste asiático para que los países beneficiados "puedan dar el empujón" hacia el crecimiento.