Estados Unidos no "se apartará" del reto que significa el creciente suministro de armas de Irán a los insurgentes iraquíes que atacan a las tropas estadounidenses, destacó el lunes el secretario de defensa estadounidense Leon Panetta.

"Estamos muy preocupados sobre Irán y las armas que provee a los extremistas en Irak", dijo a un grupo de soldados durante su primera visita a Irak como jefe del Pentágono.

"No nos podemos quedar sentados y simplemente permitir que esto siga sucediendo", agregó. "Esto no es algo de lo que nos apartaremos. Es algo que vamos a enfrentar directamente", destacó.

Panetta dijo que Irak debe enfrentar con mayor agresividad a los milicianos chiítas que están usando lo que calificó de armas suministradas por Irán.

Tres cohetes cayeron en la Zona Verde de Bagdad durante la visita de Panetta, informó la policía iraquí. Dijo que los cohetes fueron disparados desde un vecindario habitado por una mayoría sunita al este de Bagdad.

No hubo bajas en el ataque del lunes.

Los funcionarios policiales hablaron a condición de mantenerse anónimos por carecer de autorización para hablar con los medios.

Panetta llegó a Bagdad para entrevistarse con líderes iraquíes a fin de hablar sobre la posibilidad de mantener algunas tropas estadounidenses en Irak después del 2011.

Panetta también se reunirá con militares estadounidenses de alto rango y representantes diplomáticos en Bagdad.