Las denuncias contra daños al ambiente se dispararon en Costa Rica según informó hoy el Tribunal Ambiental Administrativo (TAA), que entre enero y junio pasados recibió un total de 254 acusaciones de afectaciones a áreas protegidas y a humedales, entre otras causas.

De acuerdo con datos del TAA, en enero recibieron 24 denuncias, pero para junio, el número de nuevos expedientes subió a 57.

La mayoría de las denuncias presentadas, según un informe oficial, se refiere a las presentadas por ciudadanos sobre la afectación de áreas protegidas, seguidas por quejas sobre daños en humedales, asuntos relacionados al manejo de aguas residuales y con movimientos de tierra y cambios en el uso del suelo.

"La afectación de las áreas de protección de ríos, quebradas y nacientes ha sido el delito ambiental más denunciado en Costa Rica durante el primer semestre del 2011 (...) eso evidencia que tanto las personas físicas como empresas y desarrolladores de proyectos no cumplen con la normativa ambiental vigente", indica un informe oficial.

El TAA funciona desde el año 2002 y maneja actualmente más de 3.000 casos sobre daños ambientales en el país centroamericano.

Según el tribunal, el agua es el recurso más afectado por delitos ambientales, ya sean ríos, mares o quebradas que se ubiquen dentro o fuera de las áreas de protección.

Otro de los problemas denunciados con mayor frecuencia es la eliminación de bosques "para convertirlos en áreas cultivables o en proyectos turísticos o inmobiliarios", así como el "mal manejo de residuos sólidos, contaminación atmosférica, contaminación sónica, extracción de materiales y afectación de vida silvestre".

La provincia costarricense más afectada por delitos ambientales, apuntó el TAA, es Puntarenas, en la costa Pacífica, seguida por San José y Alajuela, en la zona central.

Las sentencias del TAA, aunque no son de carácter penal, son de acatamiento obligatorio de acuerdo con la legislación del país.