Una persona resultó lesionada el lunes en el quinto encierro de las fiestas de San Fermín, que por lo demás ha sido un evento rápido y con saldo blanco.

Un toro corrió a toda velocidad y derribó a varios corredores como si fueran juguetes mientras seis toros de lidia — y seis novillos que se supone los mantendrían unidos — salieron del corral para recorrer el viejo barrio de Pamplona.

José Aldaba, vocero de la Cruz Roja en España, informó que una persona fue hospitalizada con una lesión en la pierna derecha que se produjo en una caída.

Al más famoso festival veraniego de España le restan tres encierros.

El Hospital de Navarra indicó que dos personas permanecen hospitalizadas por lesiones en encierros previos, al igual que un hombre joven que cayó de un monumento durante la fiesta del día de inauguración del evento.