Uno de los 28 zapadores civiles que fueron secuestrados esta semana en la provincia occidental afgana de Fahar ha aparecido decapitado, según informó hoy a Efe el portavoz del gobernador provincial, Naqibulá Farahi.

Según Farahi, otro de los secuestrados ha sido liberado entre los distritos de Baqwa y Dilaram, donde todos ellos fueron capturados el pasado 6 de julio, cuando procedían a desactivar minas en la compañía privada Data.

El distrito de Dilaram es uno de los que cuenta con más presencia de los insurgentes talibanes.

Los trabajadores, todos ellos afganos, fueron secuestrados en la zona de Shwalgah, y en un principio las autoridades habían asegurado que eran 33 personas -29 artificieros y cuatro conductores- las que habían caído en manos de los talibanes.

Los sucesos violentos son habituales en todo el territorio afgano, aunque son más frecuentes en el cinturón suroriental del país, donde predomina la etnia pastún y propia de los talibanes.