La rotación de soldados de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) de las cárceles de Venezuela será trimestral para disminuir el riesgo de que un tiempo mayor de custodia derive en delitos como el tráfico de armas y drogas, dijo hoy su comandante general, el mayor general Luis Motta.

"Di la orden de que trimestralmente todo el personal debe ser relevado de las diferentes cárceles (...), para evitar el roce constante entre el funcionario civil y el militar, y el preso", dijo Motta en un programa de la emisora privada de televisión Televen.

La disposición castrense sigue a la detención del capitán Gamalier Camargo, comandante del destacamento de la GNB situado en el interior de un complejo carcelario próximo a Caracas, compuesto por el penal El Rodeo I y El Rodeo II, donde desde hace tres semanas están atrincherados unos mil presos fuertemente armados.

"Una vez tomado el Rodeo I, los internos comenzaron a aportar datos que nos conllevaron a tomar la decisión" de imputar al capitán, recluido en el Centro de Procesados Militares de Los Teques, detalló Motta.

Además del capitán Camargo, han sido detenidos el director de El Rodeo II, Luis Aranguren, el subdirector de El Rodeo I, Rubén José González Heredia, el titular de la Jefatura de Régimen de El Rodeo II, José Ventura Saavedra Márquez, los custodios Yorman Chávez y José Gregorio Romero Calderón.

Todos están acusados de "presunta comisión de los delitos de corrupción propia, asociación para delinquir y suministro de armas y explosivos" a los reclusos y adicionalmente tráfico ilícito de drogas.

El Gobierno del presidente Hugo Chávez sigue a la espera de la rendición de los presos atrincherados, "secuestrados", según las autoridades, por dos líderes de "mafias penitenciarias" desde que el día 17 la GNB lanzó una operación con 5.000 soldados.

La operación castrense logró controlar El Rodeo I en la primera jornada con un saldo oficial de dos soldados y un preso muertos, aunque posteriormente fueron retirados otros cinco cadáveres de presos de El Rodeo II aparentemente asesinados por otros presos.

El Gobierno también ha admitido una veintena de heridos entre miembros de la GNB, pero no ha proporcionado estadísticas de internos lesionados.

La operación castrense fue ordenada luego de que el pasado 12 de junio un enfrentamiento entre bandas rivales armadas de El Rodeo I dejó un balance oficial de un visitante y 21 presos muertos.