El alcalde de la capital argentina, Mauricio Macri, uno de los principales opositores a la presidenta Cristina Fernández, irá a una segunda vuelta electoral a fines de mes luego de haber triunfado el domingo en los comicios de la ciudad de Buenos Aires, aunque sin alcanzar la mayoría absoluta exigida.

Según sondeos extraoficiales, del partido PRO de centro derecha, habría conquistado entre el 40 y el 45% de los sufragios en un distrito que tiene 2,4 millones de votantes habilitados y donde se estima que acudió a votar más del 75% del padrón.

En caso de confirmarse esos resultados una vez que se conozcan los cómputos oficiales — que están anunciados para darse a conocer a las 2400 GMT_, Macri deberá disputar una segunda vuelta el 31 de julio contra el senador Daniel Filmus, que responde a la corriente política "Kirchnerista" de la centro izquierdista Fernández y se ubica en el segundo lugar de los sondeos con entre un 30 y un 35% de los votos.

"Queremos ser cautos, pero los números que manejamos nos dan una muy buena elección, tenemos más de 15 puntos de diferencia" sobre Filmus, aseguró Jorge Macri, dirigente del PRO.

La compañera de fórmula de Macri, María Eugenia Vidal, dijo que aunque todavía esperan los resultados oficiales "estamos muy confiados", y recordó que "desde el primer día" el PRO sostuvo que "habría segunda vuelta".

En la sede de Filmus, el encargado de campaña Luis Alberto Quevedo celebró que "fue la mejor elección que el Frente para la Victoria (kirchnerismo) ha hecho en la ciudad de Buenos Aires en toda su historia".

"Estamos muy contentos por todo lo que hicimos", dijo, y que ahora esperan confiados el segundo turno.

La votación se desarrolló sin que se reportaran mayores dificultades, salvo errores en algunos padrones.

En los comicios también se renovaron la mitad de los 60 escaños de la legislatura de la ciudad y se eligieron por primera vez 105 delegados comunales.

La relevancia de estos comicios radica en que Buenos Aires es el primero de los cuatro distritos electorales más importantes que vota autoridades locales antes de las elecciones presidenciales del 23 de octubre, en las que Fernández aparece como la favorita en la mayoría de las encuestas.

Los analistas recuerdan que la capital históricamente ha ido a contramano del resto del país — la propia presidenta no fue la más votada en esta jurisdicción cuando llegó al poder en el 2007_, por lo que la elección a alcalde no necesariamente marcará una tendencia con vistas a las elecciones generales.

No obstante, la presidenta se ha involucrado personalmente en la campaña porteña alentada por el notable repunte que ha tenido su imagen positiva tras la muerte de su esposo y antecesor Néstor Kirchner el 27 de octubre.

Un sondeo de la consultora Poliarquía para el diario La Nación publicado hace una semana calculó que la gestión de la presidenta tiene en la ciudad de Buenos Aires un nivel de aprobación del 53%, el nivel más alto desde que llegó al poder.

Una derrota o triunfo de Filmus impactará en la figura de Fernández.

El escenario electoral en la capital muestra una marcada polarización.

Macri, un ingeniero sin trayectoria partidaria que saltó a la política tras un paso exitoso como presidente del popular club de fútbol Boca Juniors, es el favorito de los sectores "antikirchneristas". Los que apoyan a Filmus, ex ministro de educación de Kirchner, buscan que Buenos Aires se encolumne detrás del proyecto nacional.