Al caer la noche sobre la isla de Alcatraz los turistas se desplazan como sombras por las salas del hospital iluminadas con linternas en este ex penal.

La luz del crepúsculo pega en las paredes de las que se descascara la pintura azul en el lugar conocido como La Roca, que tuvo entre sus tristemente famosos inquilinos a Al Capone y James "Whitey" Bulger, quien fue arrestado de nueva cuenta y estuvo aquí de 1959 a 1963 por robo bancario.

El viento sopla con fuerza, hace ruido y causa vibración en una ventana en una celda del hospital. Robert Stroud, el "Aviador de Alcatraz", pasó 11 de sus 17 años en la isla de la bahía de San Francisco cuando ésta era la cárcel federal más húmeda y estricta de Estados Unidos.

Sin embargo, la mayoría de los más de un millón de turistas que visitan la famosa ex prisión nunca logran tener una experiencia nocturna en la isla ni ver su hospital deteriorado y que inspira cierto miedo. El recorrido nocturno es una experiencia única.

Durante el crepúsculo un manto de niebla cubre la prisión y las lámparas del lugar emiten una luz mortecina.

El transbordador que parte desde San Francisco pasa a baja velocidad por la costa oeste de la isla, donde se advierten edificios muy deteriorados y con nuevos vecinos: cormoranes negros de Brandt, gaviotas del oeste y otras aves que convirtieron la isla en su morada desde que el secretario de Justicia Robert Kennedy cerró la cárcel en 1963.

"Esta (visita) es un poco misteriosa", dijo Gerard Lang, de 28 años, quien vino desde Covington, Kentucky. "''Se siente como si uno mismo fuera rumbo a prisión".

____

Jason Dearen tiene Twitter: — http://twitter.com/JHDearen

____

En línea:

www.nps.gov/alcatraz

www.parksconservancy.org