Al menos ocho personas han muerto, entre ellas dos niños, y cuatro están desaparecidas en Corea del Sur a causa de las lluvias torrenciales que han azotado este fin de semana la parte meridional del país, informó hoy la agencia local Yonhap.

Las fuertes precipitaciones han anegado además miles de hectáreas de cultivos y han dejado cerca de 90 viviendas inundadas, según fuentes de los servicios surcoreanos de emergencias.

Entre los fallecidos se encuentra una mujer de 68 años y sus dos nietos, que perdieron la vida cuando un desprendimiento causado por las lluvias se llevó por delante su vivienda en la ciudad de Miryang, a unos 390 kilómetros al sureste de Seúl.

Los corrimientos de tierras acabaron también con la vida de dos ancianas de 92 y 86 años que se encontraban en una ermita de montaña en Boseong, a unos 400 kilómetros al suroeste de la capital surcoreana, mientras que otros dos ancianos de 72 y 73 años fueron hallados muertos tras ser arrastrados por sendas riadas.

Además, un joven de 20 años pereció ahogado en un río en la zona de Cheongwon, a 120 kilómetros al sur de Seúl.

Las autoridades surcoreanas han instado a los ciudadanos a permanecer alerta, ya que las precipitaciones se dirigen hacia el centro y el norte del país.