Miles de aficionados a las emociones fuertes corrieron el domingo junto a los toros en el cuarto día del festival de San Fermín, en Pamplona, que terminó con 10 personas heridas pero ninguna cornada.

Muchos corredores se tropezaron, cayeron y fueron pisoteados por la multitud que corría al lado de los toros del famoso rancho Miura, fundado en 1849.

El encierro del domingo es usualmente el más grande de los ocho que se llevan a cabo cada año y es uno de los favoritos de los aficionados porque participan Miuras, reconocidos como los toros de lidia más grandes de España.

El hospital de Navarra informó en un comunicado que 10 personas fueron tratadas por heridas menores que incluyeron golpes en brazos y cabeza. Ninguno de ellos — todos españoles de entre 19 y 41 años — fue hospitalizado.

Expertos del festival dijeron a la televisión española TVE que unas 3.500 personas corrieron con los toros el domingo.

Un corredor se resbaló y cayó frente a la manada y fue pisado cerca de la salida de inicio, otro tropezó casi a la mitad y fue golpeado por varias pezuñas y otros de un pequeño grupo se empujaban unos contra otros y golpeaban los adoquines mientras los toros se acercaban a la plaza de toros.

___

Harold Heckle en Madrid contribuyó con este despacho.