El cantautor nicaragüense Luis Enrique Mejía Godoy expresó hoy su consternación por el asesinato, en Guatemala, del trovador argentino Facundo Cabral y demandó a las autoridades de ese país esclarecer "muy pronto" ese crimen.

Mejía Godoy, un prolífico autor que junto a su hermano, Carlos, ha compuesto más de 400 canciones, dijo a Efe que para él ha sido una "sorpresa terrible" y "un golpe tremendo" el asesinato de Cabral, quien fue acribillado hoy a tiros por sicarios cuando se dirigía de un hotel hacia el aeropuerto internacional La Aurora, en Guatemala, de donde viajaría hacia Nicaragua.

"Para nosotros es terrible, no solamente porque se trata de un cantautor, sino porque se trata de un ser humano", dijo el popular artista, quien fue informado de la noticia por la también cantautora nicaragüense Norma Helena Gadea.

Mejía Godoy dijo no entender "cómo un hombre que le cantaba a la paz, hablaba de cambiar el mundo, por un mundo mejor, equitativo, igualitario, fuera asesinado".

"Se equivoca la gente que piensa que cuando matan, en este caso a un artista, a un poeta, pueden matar sus ideas o pueden hacer desaparecer sus canciones", señaló.

"No se pueden matar las ideas de ninguna manera", enfatizó Mejía Godoy, quien advirtió sobre el riesgo que corren los artistas en un mundo violento.

Recordó que Cabral afirmó en una entrevista que no tenía enemigos y por eso se sentía un hombre feliz, "lo cual hace mucho más incomprensible" su asesinato.

Asimismo, Mejía Godoy anunció que mañana en un concierto que ofrecerá en el Teatro Nacional "Rubén Darío", pedirá un minuto de silencio por la memoria de Cabral.

Allí le dedicará una de sus canciones, "El cantor no tiene estrellas, porque es el dueño de la noche", agregó.

El artista nicaragüense demandó al Gobierno guatemalteco esclarecer ese asesinato, que calificó como un acto de terrorismo, "muy pronto".

Luis Enrique y su hermano Carlos son autores de más de 200 canciones cada uno, la mayoría épicas y testimoniales sobre la insurrección que derrocó con las armas a la dictadura de Anastasio Somoza Debayle, el 19 de julio de 1979, y la Revolución Popular Sandinista de los años ochenta.

El trovador Cabral, de 74 años, y quien se encontraba en Guatemala desde hace una semana, murió como consecuencia de múltiples disparos.