La Policía de Perú intervino hoy en Lima un club donde 23 mujeres ecuatorianas, dominicanas y dominicanas, además de un grupo de peruanas, ejercían la prostitución luego de haber sido captadas en sus países por Internet.

Entre las 62 mujeres que se encontraban en el local en el momento de la intervención, realizada en la madrugada de este sábado, dos eran menores de edad que habían sido traídas a Lima desde localidades de la selva peruana con la oferta de trabajar como empleadas domésticas.

Según señaló a Efe el jefe de la División Contra la Trata de Personas de la Policía peruana, Miguel Grossman, las ciudadanas extranjeras eran explotadas sexualmente en Lima bajo condiciones distintas a las que se les había ofrecido en un primer momento.

Incluso algunas eran captadas por Internet a través de ofertas de trabajo como modelos, según la Policía.

"Todas las extranjeras son mayores de edad y saben a lo que se someten pero, sin embargo, una vez captadas ellas refieren que les han puesto restricciones a su forma de vida y al pago del servicio, y eso constituye trata de personas", explicó Grossman.

El gran número de mujeres que trabajaban en el local Anaconda, situado en un barrio del norte de Lima, es un indicio de que podría tratarse de una red mayor e con conexión internacionales, por lo que el número de detenidos, hasta el momento cinco ciudadanos peruanos, podría crecer conforme avanzan las investigaciones.

Del mismo modo, Grossman señaló que, aunque la prostitución no es un delito en Perú, la Policía está iniciando los contactos con las embajadas de las extranjeras, ya que muchas de ellas se encontraban en situación migratoria irregular

"Al haber extranjeras consideramos que hay una trata internacional de personas. Ellas estaban siendo sometidas acá, pero puede que haya peruanas que estén fuera", refirió Grossman.

La intervención se realizó luego de cerca de dos meses de investigación policial entorno al local, que carecía de licencia de funcionamiento.