Mark Kotsay coronó la primera racha ofensiva de Milwaukee con un enorme cuadrangular. Su segundo fue todavía más espectacular.

Kotsay conectó un sencillo de dos carreras con dos outs en la novena en contra del taponero dominicano de los Rojos Francisco Cordero después de haber pegado un jonrón en la sexta para que los Cerveceros se recuperaran dos veces para vencer 8-7 a Cincinnati el viernes por la noche en el tercer triunfo consecutivo de Milwaukee.

"Esperaba una bola rápida, pero tiene una gran recta", dijo Kotsay. "Sé que cuenta con una buena bola rápida y que en algún momento podría haberla lanzado o una recta. Fue sólo cuestión de tratar de dar pelea y mantenerme junto al plato y no perseguir nada fuera de la zona de strikes".

El relevista mexicano Marco Estrada (2-5) se adjudicó la victoria al lanzar la novena entrada, pero el resto de los relevistas de los Cerveceros se vio en problemas.

Kotsay se encuentra en la alineación mientras Ryan Braun se recupera de una torcedura de tendón de la corva y recibió una segunda oportunidad también luego de pasar de héroe a villano.

Conectó un cuadrangular al inicio de la sexta entrada para dar a Milwaukee una ventaja de 5-4 pero cometió un error de fildeo en el jardín izquierdo durante la séptima entrada mientras los Rojos anotaban tres carreras para tomar una ventaja de 7-5.

"Tuve una oportunidad de redimirme", dijo Kotsay.

Fue la sexta derrota de Cincinnati en los últimos ocho partidos y Cordero arruinó por segunda ocasión un salvamento después de fracasar el miércoles en contra de los Cardenales de San Luis.

"Creo que realicé un buen lanzamiento en su contra, pero sacó la mejor parte", dijo Cordero. "No sé si cometí un error o simplemente él supo conectar un buen lanzamiento".

"Es una derrota devastadora", dijo Cordero. "Estamos persiguiendo a los Cerveceros, a los Piratas y a San Luis. Pudimos acercarnos un partido, pero ahora nos hallamos más alejados".

Mientras que en Boston, el dominicano David Ortiz conectó un gran batazo al inicio del partido del viernes, pero luego falló claramente al final del encuentro.

"Big Papi" pegó un jonrón de tres carreras mientras los Medias Rojas de Boston anotaron ocho en la primera entrada en la victoria de 10-3 ante Baltimore. Pero en el octavo capítulo, abanicó algunos puñetazos durante una pelea contra el relevista de los Orioles Kevin Gregg.

Ortiz y Gregg intercambiaron varios golpes, ambos se acercaron pero no lo suficiente como para conectar y convertir la escena en algo incluso peor, mientras bateadores y lanzadores intervinieron por segunda ocasión en la entrada.

"Pienso que les mostramos que no nos estamos retractando. No les tenemos miedo, ni a ellos ni a su nómina de 180 millones de dólares", dijo Gregg, quien hizo enojar a Ortiz con dos lanzamientos cerrados consecutivos.

"No nos importa. Estamos aquí para jugar. Tenemos el mismo derecho que ellos de jugar aquí y vamos a hacer todo lo que podamos para ganar".

Gregg dijo que le gritó a Ortiz por no correr hacia primera en un elevado, lo que aparentemente molestó al dominicano.

Gregg, cuyo equipo estaba a punto de perder su quinto partido consecutivo, estaba listo cuando "Big Papi" reaccionó.

"De hecho estaba viendo la pelota y luego miro hacia abajo y hay dos enormes tipos peleándose", dijo Dustin Pedroia, segunda base de Boston. "En esa situación uno sólo trata de detener a los compañeros e intentar separarlos. Eso es todo".

El ampáyer del plato, Mike Estabrook, inmediatamente expulsó a Gregg cuando comenzó a gritar y Ortiz rápidamente cambió el curso y se fue hacia el montículo.

En otros partidos de la Liga Americana, Toronto venció 11-7 a Cleveland; Texas 8-5 a Oakland; Detroit 6-4 a Kansas City; Minnesota 8-5 a Chicago (Medias Blancas); y Los Angeles (Angelinos) 4-3 a Seattle.

En la Liga Nacional, Filadelfia derrotó 3-2 a Atlanta (10 innings); Colorado 3-2 a Washington; Pittsburgh 7-4 a Chicago (Cachorros); Florida 6-3 a Houston; Arizona 7-6 a San Luis; Los Angeles (Dodgers) 1-0 a San Diego; y Nueva York (Mets) 5-2 a San Francisco.