Japón batió el sábado al dos veces campeón defensor Alemania en la Copa Mundial de fútbol femenino para avanzar a las semifinales con un triunfo de 1-0 cuando la suplente Karina Maruyama superó la defensa y anotó en tiempo de compensación.

Japón soportó una presión incesante durante el partido, para llegar por primera vez a las semifinales de un Mundial y propinarle a Alemania su primera derrota en el torneo en 12 años.

La destacada mediocampista Homare Sawa ubicó a Maruyama a los 108 minutos y le pasó el balón perfectamente para que Maruyama superase a la portera Nadine Angerer con el tanto que silenció a los 26.067 aficionados que atestaron el estadio y a una nación expectante. El fútbol alemán sufrió un segundo revés doloroso en tres días, después de la derrota del jueves ante la selección mexicana en las semifinales del Mundial Sub17 en México.

El sábado, Alemania se fue con todo al frente en los últimos 12 minutos, pero no logró nada.

"Estoy muy contenta. Todas peleamos juntas hasta el final", dijo Maruyama. "No fue un logro mío, sino de todo el equipo".

El temor de ser eliminadas aparentemente sofocó la creatividad alemana y el encuentro de cuartos de final fue más una prueba de supervivencia. Al final, fue el "juego japonés" que el entrenador Norio Sasaki prometio que sería la diferencia — un pase preciso y ligereza en los pies — permitió resistir dos horas de fuerza y empuje de las anfitrionas.

Ahora, Japón deberá vérselas con quien gane de entre Suecia y Australia.

En el encuentro anterior, en Leverkusen, Francia derrotó a Inglaterra por 4-3 por penales después de un empate 1-1 en tiempo regular y extra para avanzar a semifinales.

Jill Scott abrió el marcador para Inglaterra a los 59 minutos y Elise Bussaglia empató a los 88.

Más de 26.000 personas presenciaron el encuentro.

Las francesas enfrentarán en semifinales al ganador del encuentro Brasil-Estados Unidos del domingo.