El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, expresó hoy su pesar por el asesinato en Guatemala del cantautor argentino Facundo Cabral y en su homenaje cantó la frase de uno de sus temas: "Pobrecito mi patrón, piensa que el pobre soy yo".

Correa, en su habitual informe de los sábados, también dijo que el crimen sólo producirá que a Cabral se le inmortalice como un cantautor comprometido con los pobres y crítico de las dictaduras en América.

"Increíble, un hombre casi ciego, de casi ochenta años... Parece que es un asalto", señaló Correa, al recordar que Cabral se encontraba en Guatemala para ofrecer un concierto.

El mandatario ecuatoriano no descartó que el asesinato obedezca a una "venganza", ya que Cabral fue un "acérrimo crítico de la extrema derecha y de las dictaduras en Centroamérica".

"Parecería la mayor estupidez si ha sido un acto de venganza, es un acto de extrema criminalidad dar dieciséis tiros a un anciano casi ciego", insistió.

Para Correa, Cabral era un personaje ya "inmortalizado" en América Latina por su arte y expresión cultural, pero señaló que si ha sido un acto de venganza el que acabó con su vida, los asesinos sólo han conseguido "llenarlo de gloria".

"Es una noticia triste", agregó el mandatario tras confesar que no pudo conocerlo en persona, aunque indicó que había conversado con Cabral por teléfono, debido a que el cantautor argentino, según Correa, "simpatizaba" con el proyecto de "revolución ciudadana" que aplica en Ecuador.

"Facundo, hasta la victoria siempre", concluyó Correa.

Cabral fue asesinado hoy a tiros por unos desconocidos en la capital guatemalteca cuando se dirigía hacia el aeropuerto internacional La Aurora, en el sur de la Ciudad de Guatemala.

"Fue un atentado directo en su contra perpetrado por sicarios que utilizaron fusiles de asalto", dijo a Efe el portavoz de la Presidencia guatemalteca, Ronaldo Robles.