El juez Mario Carroza que investiga las causas de la muerte del expresidente Salvador Allende (1970-1973) citó a declarar a seis altos oficiales de la Fuerza Aérea de Chile con el fin de conocer los nombres de los pilotos que bombardearon el Palacio de la Moneda, el 11 de septiembre de 1973.

Según informa hoy el vespertino La Segunda, entre los citados hay tres generales de esa institución que presuntamente formaron parte de los equipos de pilotos de los cazabombarderos Hawker Hunter que atacaron el edificio gubernamental.

Se trata de los generales retirados Mario López Tobar, Fernando Rojas Vender y Enrique Montealegre Jullian. De los tres, López Tobares el único que había declarado en la causa.

El juez Carroza, también citó en calidad de testigo a los coroneles Hernán Pérez de Tudela Jiménez, Raúl Vargas del Campo Silva y a Sergio Sanhueza López.

Junto a la notificación, el juez pidió a la Auditoría General de la Fuerza Aérea de Chile que coordine las diligencias y determine lugar y horario de los interrogatorios.

El pasado miércoles, el periodista y escritor Eduardo Labarca difundió las identidades de los pilotos que supuestamente bombardearon el Palacio de la Moneda, 24 horas después de que Carroza interrogara al exjefe de la Fuerza Aérea de Chile (FACH) Fernando Matthei, quien negó conocer los nombres de los pilotos a cargo del ataque.

En una columna publicada ese día en el diario electrónico El Mostrador, Labarca entregó los nombres y describió con detalles inéditos el ataque de los aviones cazabombarderos Hawker Hunter que destruyeron la parte norte del edificio, sede del Ejecutivo.

Precisamente, entre los nombres que dio a conocer Labarca y que ahora citó Carroza, aparece Fernando Rojas Vender, nombre de combate "Rufián", quien llegó a ser comandante en jefe de la institución entre 1995 y 1999.

Este jueves, el ministro chileno de Defensa, Andrés Allamand, aseguró a los periodistas que la FACH no dispone de información sobre la identidad de los pilotos que atacaron La Moneda, durante el golpe de Estado de Augusto Pinochet (1973-1990).

La abogada de la familia Allende, Pamela Pereira, consideró como "un gran error" del ministro Allamand, el comprometerse con la versión del desconocimiento "porque lo que le hace bien al país es develar todas sus verdades".

La investigación de la muerte de Salvador Allende surgió de una de más de 700 querellas presentadas hace algunos meses ante la Justicia chilena, para aclarar casos relacionados con eventuales violaciones a los derechos humanos que no han sido indagados anteriormente por la Justicia.

Allende, según la versión más difundida, incluso por testigos presenciales, se quitó la vida en su oficina, mientras La Moneda ardía por los cuatro costados, pero también hay versiones que aseguran que fue acribillado por los militares o que alguno de sus colaboradores le disparó un tiro de gracia.