Cientos de personas se apostaron el sábado en la avenida principal de Sarajevo mientras camiones con 613 féretros pasaban rumbo a Srebrenica, donde serán enterradas las víctimas de la peor masacre en Europa desde la Primera Guerra Mundial.

Las oraciones musulmanas susurradas se tornaron más intensas y se mezclaron con sollozos al aparecer los camiones. Estos se acercaron lentamente al edificio de la presidencia bosnia e hicieron alto allí unos minutos.

La multitud doliente lanzó flores a las lonas que cubrían a los camiones mientras éstos se desplazaban lentamente por una calle sobre la que se había rociado agua de rosas.

Los 613 féretros, hallados en fosas comunes e identificados con exámenes de ADN, serán sepultados el lunes en un cementerio cercano a Srebrenica, al conmemorarse el 16to aniversario de la masacre de más de 8.000 hombres y adolescentes musulmanes.