El Senado brasileño aprobó el tratado que crea la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que agrupa a 12 países y tiene su sede en la capital ecuatoriana de Quito.

El tratado fue votado la noche del jueves y completó así su trámite legislativo, luego de que había sido votado en junio por la Cámara de Diputados.

La organización apunta a integrar los países sudamericanos en las áreas cultural, social, económica y política, según el texto firmado por los gobernantes en mayo de 2008 en Brasilia.

"Es un tratado extremadamente importante en la construcción de una América única y común para enfrentar esas grandes dificultades que tenemos por delante", comentó el senador Fernando Collor, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Agregó que "cuando los grandes bloques económicos se forman, necesitamos mirar a aquellos que son parte de nuestro continente, no sólo pensar en nosotros mismos".

El Ministerio de Relaciones Exteriores emitió el viernes un comunicado en el que expresó su satisfacción por el voto legislativo y agregó que ello "permitirá la participación del país como miembro pleno de Unasur".

El relator del proyecto de conformación de Unasur, senador Aníbal Diniz, del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), celebró la votación del pacto como "un momento histórico" en las relaciones de Brasil con sus países vecinos.

El tratado crea una secretaría del bloque y tres consejos, uno de ellos conformado por los gobernantes de los países miembros, el segundo por los ministros de Relaciones Exteriores y el tercero por delegados ante la organización.

El texto también deja abierta la adhesión de otros países latinoamericanos y caribeños a la organización. De los 12 países firmantes del tratado de Unasur, 10 de ellos ya lo ratificaron en sus parlamentos.