Lo que comenzó como un hallazgo fortuito de restos óseos en Bogotá, puede convertirse en una de las mejores muestras de las costumbres y patrones de morbilidad de los habitantes de esta capital en el siglo XIX, aseguró el viernes el director de un centro de memoria y paz de la ciudad.

Los estudios de laboratorios a esos restos encontrados "nos va a permitir establecer cuáles eran los patrones de morbilidad, de qué se moría la gente, cuáles eran las costumbres de vestuario, las costumbres mágico-religiosa, hábitos dentales, muchos elementos culturales", dijo Camilo González, director del Centro de Memoria y Paz de Bogotá.

Los primeros restos fueron encontrados a inicio de 2009, cuando se comenzó a construir la sede del centro, explicó González a la AP.

La construcción podría estar lista en 2012 como una obra arquitectónica que rinda homenaje a las víctimas de la violencia del conflicto interno del país,

Al iniciar los trabajos, los obreros comenzaron a hallar restos óseos a unos cuatro metros de profundidad en lo que era un cementerio, agregó.

En los últimos dos años se han encontrado 2.037 restos de igual número de personas, pero de momento un equipo de 20 antropólogos que labora en el sitio no ha determinado cuántos hombres, mujeres o niños hay entre esos restos, precisó.

Pero sí tienen algunos datos e hipótesis adicionales, dijo.

"En lo que se ha encontrado hay diferentes formas de... muerte, se han encontrado algunos enterramientos colectivos porque al parecer se presentaron en Bogotá epidemias muy fuertes y que significaron mortalidad en los hospitales. Se han encontrado personas, unas al lado de otras, de siete y hasta 15 personas con signos similares de mortalidad", dijo González.

"Lo más interesante que se ha encontrado en estas excavaciones es que hay un dato muy significativo: de los 2.037 personas, sólo hay cinco casos de muerte violenta. Es algo que nos tiene con grandes interrogantes", añadió.

Entre los restos también se han encontrado amuletos y cristales, que presumen son parte de tradiciones, brujerías y religiosidad. "Sumando y acumulando, todo esto sirve para realizar una investigación muy importante de lo que es la sismología cultural, la manera cómo se representa la vida y la muerte en esa época de los habitantes de Bogotá", dijo González al explicar que el proyecto tiene un costo total de 15.000 millones de pesos (unos 8,3 millones de dólares).

El área de excavación se extiende unos 3.600 metros cuadrados y cuando esté concluida, que calculan será a fines del 2011, los restos serán parte de la muestra del centro, dijo Camilo Rojas, uno de los antropólogos del equipo que trabaja en la zona.