Al menos un hombre resultó herido de bala el viernes en medio de protestas en el noroeste de República Dominicana contra un paquete fiscal aprobado en junio.

La policía indicó en su reporte que una persona no identificada disparó desde un auto en movimiento contra los manifestantes en el pueblo de Cerro Gordo, unos 280 kilómetros al noroeste de la capital.

El informe policial asegura que los manifestantes lanzaban piedras al vehículo para impedir que avanzara por una carretera que los manifestantes bloquearon con neumáticos incendiados.

En la manifestación contra del paquete fiscal, los aumentos a los precios los combustibles, los apagones del servicio eléctrico y en demanda de mejoras a la carretera del noroeste participan los choferes del sindicato del transporte colectivo de esa región.

Modesto Torres, secretario del gremio de transportistas, explicó que la protesta continuará hasta el lunes como parte de la huelga general de 24 horas convocada para ese día a nivel nacional por diversas organizaciones civiles agrupadas en el Foro social Alternativo.

Al llamado a huelga se han unido los sindicatos de médico y de maestros, así como partidos de oposición, microempresarios y organizaciones no gubernamentales.

Víctor Gerónimo, vocero del Foro Social Alternativo, explicó el viernes en conferencia de prensa en Santo Domingo que, aunque la huelga general sólo durará 24 horas, las manifestaciones continuarán hasta que el gobierno cambie su política económica y elimine los nuevos impuestos.

El paquete fiscal aprobado a finales de junio por el Congreso, que incluye impuestos a los activos financieros de la banca, a la masiva industria de las apuestas y a las viviendas suntuosas, fue elaborado por el Ejecutivo como parte de sus compromisos con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El gobierno dominicano suscribió en 2009 un acuerdo "stand by" con el FMI para enfrentar los efectos de la crisis financiera internacional y tener acceso a créditos por 1.700 millones de dólares en un plazo de 28 meses.

Tras la última revisión del acuerdo, en mayo, el presidente Leonel Fernández presentó al Congreso el proyecto de impuestos a fin de cumplir con requerimientos del FMI de robustecer los ingresos fiscales.

Además de rechazar el paquete fiscal, las organizaciones civiles y sindicatos también exigirán una reducción a los precios de alimentos básicos, combustibles y medicamentos y así como aumentos salariales, detalló Gerónimo.

Blas Peralta, líder del mayor sindicato de camiones de carga, anunció el viernes que todos sus agremiados se unirán a la huelga general, al igual que los choferes del transporte colectivo, especialmente por los aumentos de más de 31% en los combustibles registrados en lo que va del año.