Los Rangers de Texas anunciaron que un aficionado murió luego de caer de las gradas al intentar atrapar una pelota lanzada hacia su lugar durante el encuentro.

Nolan Ryan, presidente de los Rangers, dijo después del partido del jueves por la noche que el equipo estaba "profundamente triste" al enterarse de que el hombre "había muerto como resultado del trágico accidente".

Los Rangers no identificaron al hombre, que cayó de una altura de poco más de seis metros (20 pies).

El aficionado cayó de cabeza detrás de una barda que soporta un tablero de vídeo, el cual muestra las repeticiones y marcadores de otros encuentros.

El accidente ocurrió en la segunda entrada luego de que Conor Jackson, de los Atléticos de Oakland, bateó de foul. La pelota rebotó hacia el jardín izquierdo y el jardinero de los Rangers, Josh Hamilton, recuperó la pelota y la lanzó a las gradas.

Las repeticiones en televisoras de Oakland transmitieron la imagen hombre cuando alcanza la pelota y aparentemente la atrapa antes de caer.