Una cincuentena de viajeros simpatizantes con la causa palestina que pretendían volar a Tel Aviv para luego llegar a Gaza se amotinaron hoy en el aeropuerto Roissy Charles de Gaulle de París después de que se les negara el embarque, y se quejaron de ese trato ante los medios de comunicación.

Los pasajeros, a los que no se dejó subir a los aviones por figurar en una lista de "indeseables" elaborada por las autoridades israelíes, se manifestaron y trataron de impedir esta mañana el acceso del resto de los viajeros a un vuelo de la compañía alemana Lufthansa con destino a Israel.

"Tengo un pasaporte legal, he comprado mi billete, ¿Por qué no me dejan pasar?", exclamaba una de las afectadas a la emisora de radio "France Info", en un ambiente de fuerte tensión entre activistas y el resto de los pasajeros.

"Es inadmisible, al menos que nos dejen ir a Tel Aviv", clamaba un joven, que denunció la connivencia de las autoridades francesas y de las aerolíneas con Israel.

Su acompañante añadió: "tenemos el pasaporte en regla, no somos terroristas, no tenemos antecedentes penales, es intolerable".

La misma situación se vivió una hora más tarde con un segundo vuelo de la compañía italiana Alitalia, y ayer varias personas fueron rechazadas por la israelí Malev.

Se trata de una de las medidas que Israel ha tomado estos días para impedir la llegada de activistas propalestinos al país, coincidiendo con el intento de flete de la flotilla Rumbo a Gaza, que pretende atracar en el territorio palestino para llevar ayuda humanitaria y protestar por el bloqueo israelí.

Una parte de los activistas tratan estos días de acceder a Israel por aire, después de citarse para hoy en el aeropuerto internacional David Ben Gourion de Tel Aviv, desde donde pretendían trasladarse a Gaza.

Israel ha remitido una lista a las compañías aéreas en la que figuran más de tres centenares de personas a las que no va a dejar entrar en el país y amenaza a las compañías aéreas con que asumirían los costes si hubiera que repatriarlas.

Algunos de los militantes avanzaron que quieren interponer una denuncia por discriminación por opinión política.