Los Rojos de Cincinnati decidieron el jueves enviar al lanzador dominicano Edinson Vólquez a su sucursal de ligas menores en Louisville, Kentucky, para trabajar su falta de mando.

Además, los Rojos siguieron viendo una mejoría en las cifras del campocorto Zack Cozart en las ligas menores y el mismo día decidieron que ya no podían retener al tan codiciado prospecto.

Vólquez sigue teniendo problemas con una foja de 5-4, un promedio de efectividad de 5.93 y 55 bases por bolas esta temporada — la segunda cifra más alta de la Liga Nacional.

"Ese es realmente el único tema: mando y también ritmo en el juego, que nos lleva de nuevo al tema del mando, el tratar de ser deliberado y enfocarse en cada lanzamiento", dijo el manager Dusty Baker.

"Es verdad que Vólquez tiene lo necesario. Lo necesitamos de regreso. Se encamina a lograrlo".

El relevista Carlos Fisher tomó el lugar de Vólquez para ayudar a llenar el hueco en el bullpen después de que Cincinnati ganara 9-8 en 13 entradas ante San Luis el miércoles.

Los Rojos ascendieron a Cozart e inmediatamente lo colocaron en la alineación de apertura del jueves para el inicio de una serie de cuatro partidos contra los Cerveceros de Milwaukee.