Una delegación del Consejo Nacional de Transición (CNT) libio visitará Bruselas el próximo día 13 para reunirse con los principales dirigentes de la Unión Europea (UE) y de la OTAN, además de con los ministros de Exteriores de Bélgica, Holanda y Luxemburgo.

Con el principal representante diplomático del CNT, Mahmud Jibril, a la cabeza, los rebeldes libios mantendrán entrevistas con el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, con quien ya se han visto dentro del Grupo de Contacto sobre Libia en el que la comunidad internacional trata el proceso político en el país.

Como gran novedad, el CNT se reunirá por primera vez con el Consejo Atlántico, el órgano de la Alianza en el que están representado todos sus miembros, en este caso, a nivel de embajadores.

La OTAN espera que Jibril presente en dicha reunión "la hoja de ruta" que ha preparado de cara a "la transición a la democracia en Libia", según dijo esta semana Rasmussen.

Mientras, en lo que respecta a la UE, Jibril se reunirá con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y con el de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, cuyo portavoz confirmó hoy el encuentro.

Según éste, la idea de Barroso es "continuar el diálogo establecido con las nuevas autoridades" y buscar las formas de apoyar su trabajo.

Además, durante su estancia en Bruselas, la delegación del CNT se entrevistará con los ministros de Asuntos Exteriores de Bélgica, Steven Vanackere, de Holanda, Uri Rosenthal, y de Luxemburgo, Jean Asselborn.

La comunicación entre Europa y los rebeldes ha sido fluida en los últimos meses y personalidades como la jefa de la diplomacia comunitaria, Catherine Ashton, se han visto en varias ocasiones con representantes del CNT.

La UE, además, ha abierto una oficina en Bengasi, bastión rebelde, para facilitar ese diálogo.

A día de hoy, nueve países de la UE y 12 de los miembros de la OTAN han reconocido a los rebeldes como los representantes legítimos del pueblo libio.