La vida de un millón de niños desnutridos está en riesgo debido a la sequía que afecta a Somalia y que se está agravando en otros cuatro países del llamado "Cuerno de África", alertó hoy la ONU.

"Tenemos dos millones de niños malnutridos (en esa región) y la mitad de ellos están con condiciones que amenazan sus vidas. Esto supone un incremento del 50 por ciento con respecto a las cifras de 2009", dijo en Ginebra la portavoz del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Otra agencia humanitaria de la ONU, el Fondo Mundial de Alimentos, informó de que sus últimas evaluaciones indican que 10 millones de personas en los países afectados por la sequía requieren asistencia alimentaria.

Una portavoz precisó que si bien la situación más grave es la de Somalia, las condiciones en Kenia, Etiopía, Uganda y Yibuti se están agravando rápidamente.