Una demanda legal que acusa a una empresa contratista militar con sede en Houston de no proteger a una empleada en Irak que fue drogada y violada por un compañero de trabajo se encuentra en manos del jurado el viernes, un día después de que los abogados de la demandante exigieron una indemnización superior a 114 millones de dólares para la mujer.

El jurado inició el jueves sus deliberaciones en Houston por la demanda presentada por Jamie Leigh Jones, cuyo abogado dijo al jurado durante los argumentos de cierre que la empresa contratista KBR Inc. no actuó para imponer sus políticas en contra del hostigamiento sexual cometido durante años por sus trabajadores contratistas en Irak. Esto, según indicó el abogado, facilitó la violación contra la ex empleada.

Jones demandó a KBR, su ex empresa matriz Halliburton Co. y al bombero de KBR Charles Bortz, a quien acusa de encabezar un ataque contra ella cuando trabajaba para KBR en la base de Camp Home en Bagdad en el 2005.

Bortz, quien asegura que tuvo relaciones sexuales convenidas con Jones, no fue acusado y presentó una contrademanda contra Jones.

El abogado de Jones, Ron Estefan, indicó que su cliente debería recibir al menos 5% de la ganancia neta de KBR por daños actuales o punitivos, lo cual superaría los 114 millones de dólares, indicó el diario The Houston Chronicle.

"Es mucho dinero, pero también es enorme el daño que le hicieron a ella", dijo el abogado al jurado.

Los abogados de Bortz y de la compañía aseguran que Jones fabricó la historia de que fue drogada y violada por temor a los rumores entre sus compañeros de trabajo en la base militar.

The Associated Press no suele identificar a las personas que alegan abusos sexuales, pero el rostro y el nombre de Jones ha sido divulgado en informes de medios de comunicación y en su propio portal de internet.