El Gobierno de Indonesia ha firmado hoy un contrato con un fabricante de teléfonos móviles para otorgar celulares gratis a todos sus trabajadores emigrados en Corea del Sur con el fin de garantizar su seguridad.

El propósito de la iniciativa es permitir que se comuniquen con sus familias y con las autoridades en caso de que sufran cualquier problema, según la edición digital del diario "The Jakarta Post".

El presidente del Consejo Indonesio para los Emigrantes, Jumhur Hidayat, agradeció a la compañía PT Nurkumala Abadi, subsidiaria de la surcoreana LG, su compromiso con los expatriados indonesios y agregó que espera que en un futuro todos los emigrantes "puedan contar con esta clase de ventajas en cualquier parte del mundo".

No es la primera vez que Indonesia desarrolla una iniciativa de estas características, porque sus ciudadanos en Hong Kong, Taiwán y Singapur cuentan con teléfonos gratis que sus jefes no les pueden confiscar.

El anuncio se produce después de que el Gobierno vetase en junio el envío de mano de obra a Arabia Saudí hasta que las autoridades de allí garanticen el fin del maltrato que sufren los trabajadores indonesios.

Las relaciones entre Riad y Yakarta atraviesan momentos difíciles desde que Arabia Saudí ejecutó en junio a la indonesia Ruyati Binti Sapubi, de 54 años, por el asesinato de la patrona de la casa en la que trabajaba, ofuscada por el abuso verbal que estaba soportando.