El Fondo Monetario Internacional aprobó el viernes la entrega de poco más de 3.000 millones de euros (4.200 millones de dólares), la parte más reciente de un paquete de rescate, en busca de ayudar a que el país evite una inminente moratoria de su deuda.

La medida de la junta ejecutiva del FMI se esperaba luego de la decisión tomada la semana anterior por los ministros de finanzas de la eurozona, a fin de dar a Grecia su parte de un préstamo por 12.000 millones de euros (17.390 millones de dólares), la cual integra un paquete por 110.000 millones de euros (259.000 millones de dólares, acordado en el último año.

La decisión del FMI bajo las órdenes de su nueva directora-gerente Christine Lagarde surgió en un momento en que los bancos europeos, las compañías de seguros y otras instituciones financieras trataban de que el sector privado se involucrara con el objetivo de salvar a Grecia del impago.