Un escritor disidente chino abandonó su país para afincarse en Alemania después de que la policía lo amenazó repetidamente con encarcelarlo para evitar que volviera a publicar más libros en el extranjero.

Liao Yiwu llegó a Berlín hace dos días tras un viaje secreto que incluyó escalas en la capital vietnamita de Hanoi y la polaca Varsovia, dijo el escritor en una entrevista telefónica con The Associated Press.

"Me siento mucho más relajado ahora que estoy en un lugar en el que puedo hablar libre y públicamente", afirmó Liao. "Estoy ahora de muy buen ánimo".

El escritor dijo que la policía china le visitó con frecuencia en los últimos meses para darle amenazas veladas de que sería encarcelado si publicaba más escritos en el extranjero.

Al autor, que reside en Sichuan, le fue prohibido abandonar el país para asistir en marzo a un festival literario en Australia, y fue sacado de un avión en la ciudad suroccidental de Chengdu en febrero cuando se dirigía a Alemania para participar en la feria del Libro de Francfort.

El acoso policial a Liao al parecer forma parte de la mayor campaña de represión del gobierno chino en años, la cual comenzó en febrero con la detención de decenas de activistas, abogados e intelectuales ante los intentos de Beijing de impedir un alzamiento popular al estilo de los movimientos de protesta árabes.

Las llamadas telefónicas efectuadas a la oficina de seguridad pública de la provincia de Sichuan no fueron contestadas el viernes.

Liao y sus obras han sido examinadas atentamente por el régimen desde que lloró públicamente por los disidentes asesinados por los militares durante la matanza de la Plaza Tiananmen en 1989. Las grabaciones que hizo llorando y leyendo su poema "Matanza" cobraron popularidad y fue encarcelado por ello durante cuatro años.