Taiwán proseguirá su apertura hacia China a un ritmo adecuado, de modo gradual y realista, dijo hoy el presidente taiwanés, Ma Ying-jeou, en un encuentro político en el sur de la isla.

"El desarrollo de los lazos entre los dos lados del estrecho de Formosa debe realizarse de modo gradual y paulatino, dando prioridad a poner en prácticas las medidas pertinentes para luego ir mejorándolas", dijo el presidente, durante una reunión en el hospital Cheng Kung de Kaohsiung.

A pesar del gran acercamiento que se ha producido en los últimos tres años entre Taiwán y China, aún quedan diferencias considerables en muchos ámbitos, incluidos los culturales y políticos.

"Dado el gran número y la complicación de los factores que intervienen en los intercambios mutuos(...) es necesario adoptar estrategias mejorables para poder ir adelante", dijo Ma, en justificación de su pragmatismo hacia China.

En respuesta a las críticas de la oposición independentista que teme que el acercamiento a China sea nocivo para la isla, el presidente taiwanés dijo que la dirección correcta en las relaciones entre ambas orillas del estrecho de Formosa es la apertura y no el estancamiento.

Desde la llegada de Ma al poder en mayo de 2008 se han firmado 15 acuerdos entre China y Taiwán, incluido uno de libre comercio y otros de liberalización de los lazos directos.