El padre de Barack Obama barajó la posibilidad de dar en adopción a su hijo cuando su madre todavía estaba embarazada, según una nueva biografía sobre el progenitor del presidente de EE.UU. que llegará a las librerías la próxima semana y cuyos extractos aparecen publicados hoy en diferentes medios.

La autora del nuevo libro, la periodista estadounidense Sally Jacobs, basa esta nueva revelación sobre la vida del presidente a partir de un documento escrito por un agente de inmigración de EE.UU. en Honolulu (Hawai) al que asegura haber tenido acceso.

"El sujeto (el padre de Obama) dejó embarazada a su esposa estadounidense", escribe en el documento el agente de inmigración Lyle Dahling, quien añade que el estudiante keniano, por entonces de 24 años, y Ann Duhman, de 18, están casados "pero no viven juntos".

"La señorita Dunham está haciendo planes con Salvation Army para dar al bebé en adopción", continúa el oficial de inmigración en el documento, redactado a partir de las declaraciones del padre de Obama, Barack Obama Senior, en un interrogatorio por un posible delito de bigamia, detalla el diario Daily News.

Jacobs asegura tras haber hablado con el exportavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs que Obama nunca supo que su padre barajó darlo en adopción, y que el presidente está "absolutamente convencido" de que su madre "nunca habló con Salvation Army".

La periodista del diario Boston Globe dice que el documento fue redactado en el marco de una investigación sobre los orígenes del padre de Obama, por entonces un estudiante de la Universidad de Hawai al que interrogaron por un posible delito de bigamia.

Jacobs asegura que el padre de Obama afirmó a los investigadores en abril de 1961, cuatro meses antes de nacer el niño, que se había divorciado de su primera esposa en Kenia y que él y Durham planeaban dar en adopción al bebé.

Según el nuevo libro, "The Other Barack: The Bold and Reckless Life of President Obama's Father", el agente de inmigración no se creyó la versión del padre de Obama y en otro documento sopesó presentar cargos en su contra por poligamia para poder deportarlo.

"Recomendamos interrogar al sujeto antes de extender su visa, y barajar la posibilidad de denegársela. Y si su esposa estadounidense hace gestiones para arreglar sus papeles, hay que asegurarse de que se lleva a cabo una investigación", añadió el agente.