El embajador de Ecuador en España, Galo Chiriboga, señaló hoy que confía en que la reparación del único tren turístico de su país, que se está llevando a cabo en la región española de Asturias (norte), abra la puerta a "un proceso de rehabilitación" económica, especialmente centrada en el turismo.

Chiriboga realizó dichas declaraciones a los periodistas durante su visita al complejo de Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha (FEVE) en la localidad asturiana de El Berrón, donde se están reparando las locomotoras.

El embajador ecuatoriano explicó que se trata de un "avance muy significativo" para su país, ya que además de actuar como revulsivo para el turismo y el comercio, involucrará a las comunidades por las que pase.

Los trenes que se están reparando realizan en Ecuador el recorrido Guayaquil-Quito a través de 446 kilómetros, con una locomotora en el origen y otra en el destino que se cruzan durante sus trayectos.

Además, circula por el corazón de los Andes hasta a 3.600 metros de altitud, y transcurre por la Nariz del Diablo, una vía en la ruta Alausí-Sibambe caracterizada por su paisaje escarpado, uno de los tramos más difíciles del mundo, en cuya construcción murieron unas 4.000 personas entre 1861 y 1908.

La colaboración entre FEVE y Ecuador se ha materializado en dos "ambiciosos" contratos por valor de 30 millones de dólares para la construcción, rehabilitación y suministro de bienes y servicios, explicó el presidente de la federación ferroviaria española, Ángel Villalba.

Uno de ellos contempla la rehabilitación de nueve locomotoras con fines turísticos, tres de las cuales ya están en el puerto español de Bilbao (norte), a la espera de ser trasladadas a los talleres de El Berrón.

Las otras seis serán tratadas por técnicos españoles en Ecuador.

Los trabajos incluyen la reconstrucción de las carrocerías, el arreglo del sistema mecánico de motor a diesel, así como del eléctrico y de frenos.

Un segundo acuerdo, que será gestionado por Fenit Raíl -empresa participada por FEVE-, se refiere al suministro de bienes y servicios ferroviarios, así como a la rehabilitación y mantenimiento de materiales.

Incluye, además, una colaboración conjunta en los procesos de diseño, calidad de materiales, reconstrucción y montaje de sistemas de seguridad y operatividad.

Los dos contratos firmados hoy se enmarcan en un convenio de colaboración suscrito en 2009 e ideado para desarrollar la cooperación española en la recuperación y modernización del sistema ferroviario de Ecuador con fines turísticos.

Esta colaboración se completa con el curso intensivo de capacitación y entrenamiento que diez maquinistas ecuatorianos están realizando Asturias y en las ciudades españolas de León y Santander.

Según Villalba, la cooperación, unida al crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de Ecuador en el último año, constituye "una apuesta por la transformación del país", basada especialmente en el turismo.

El gerente de Ferrocarriles del Ecuador, Jorge Eduardo Carrera, explicó a Efe en enero que salía más barata la reparación en Europa que en América de unas locomotoras que ya contaban con más de 100.000 kilómetros y estaban "casi inservibles".