El ritmo de creación de nuevos puestos de trabajo en Estados Unidos casi se estancó el mes pasado y la tasa de desempleo subió a 9,2%, informó el viernes el Departamento de Trabajo.

La economía generó sólo 18.000 empleos netos en junio, la cifra más baja en nueve meses, según el informe del departamento. Las empresas añadieron el menor número de puestos de trabajo en más de un año, mientras que el sector público eliminó 39.000 empleos.

El departamento también redujo su calculo del número de puestos de trabajo generados en mayo a 25.000. En los últimos ocho meses, los gobiernos locales, estatales y federal han eliminado 238.000 puestos en total.

El informe ofreció señales que la recuperación económica del país será lenta y dolorosa.

Dos años después de que oficialmente terminó la recesión, las empresas están contratando menos trabajadores, a pesar de contar con un volumen récord de reservas de dinero y ganancias sólidas. El ritmo de contrataciones ha disminuido severamente en los últimos dos meses, después que la economía generó un promedio de 215.000 puestos de trabajo al mes durante los últimos tres meses.

Los economistas dicen que varios factores temporales han obligado a algunos empleadores a contratar menos trabajadores. Los altos precios de la gasolina han reducido el gasto de los consumidores, mientras que la producción industrial en Estados Unidos disminuyó en medio de la crisis nuclear en Japón que interrumpió el suministro de materiales.

La economía necesita generar 125.000 puestos de trabajo al mes tan sólo para mantener su paso frente al ritmo de crecimiento de la población, y requiere crear por los menos el doble de eso para reducir la tasa de desempleo.

La tasa de desocupación ha estado por encima de 8% los últimos 29 meses, el periodo más largo para una cifra tan alta desde la década de 1930.

El desempleo nunca se había mantenido tan alto por tan largo tiempo después que terminará una recesión. A dos años después de las últimas tres recesiones, la tasa de desempleo había bajado a un promedio de 6,8%.

Hay señales que la economía podría mejorar en el segundo semestre del año.

Los precios de la gasolina han bajado desde que alcanzaron su punto máximo de un promedio nacional de cuatro dólares por galón en mayo. El viernes, los precios estaban en un promedio nacional de 3,59 dólares, según la Asociación Nacional de Automovilistas.