La acusación del jefe del estado mayor de Estados Unidos de que el gobierno de Pakistán aprobó la muerte de un periodista que criticó a la poderosa oficina de espionaje paquistaní fue "extremadamente irresponsable", informó el viernes la agencia estatal de noticias.

La pelea verbal por la muerte de Saleem Shahzad agregó más tensión a las relaciones entre ambos países que de antemano se habían visto afectadas severamente por el operativo militar estadounidense en el que murió Osama bin Laden el 2 de mayo en un poblado del noroeste paquistaní.

El cuerpo torturado de Shahzad fue hallado a finales de mayo después de que el periodista le dijo a amigos que estaba siendo amenazado por la agencia de espionaje paquistaní conocida como ISI, una unidad famosa por acosar a reporteros en un país considerado uno de los más mortíferos en el mundo para los periodistas.

La ISI negó que haya tenido algo que ver con la muerte del periodista pero la sospechas han persistido y provocado niveles inusuales de críticas públicas contra la oficina de inteligencia.

La muerte de Shahzad también aumenta la presión contra el ejército paquistaní desde que Estados Unidos realizó el operativo unilateral contra el líder de al-Qaida, porque quedó humillado.

El jueves, el jefe del estado mayor conjunto, el almirante Mike Mullen, dijo que consideraba que el gobierno paquistaní "aprobó" el asesinato de Shahzad.

Aunque Mullen indicó que no podía ligar directamente el asesinato con la ISI, este es el primer funcionario estadounidense en hacer pública una suposición así.