David Murcia Guzmán, el famoso colombiano acusado de crear una estafa tipo pirámide en su país, fue sentenciado el viernes a nueve años de prisión en Estados Unidos.

Su abogado Robert Abreu había pedido al juez que Murcia fuera devuelto a Colombia para que cumpla en su país los 30 años a los que fue condenado por fraude.

Sin embargo, el juez Wiliam Pauley no se dejó convencer por las súplicas de Murcia y le condenó a los nueve años de prisión en Estados Unidos.

Murcia es conocido como "el Madoff colombiano" por haber duplicado el esquema de recaudación de capitales de inversionistas, a quienes ofrecía redituarles una exagerada tasa de interés. Según las autoridades colombianas, Murcia logró captar en poco más de tres años unos cuatro billones de pesos (unos 2.200 millones de dólares) de inversionistas.

"Tengo dos hijos pequeños. No los he podido ver", dijo Murcia el viernes al juez, en un breve discurso en el que se emocionó varias veces y tuvo que parar para beber agua.

"Le pido que tenga en cuenta la petición de mi abogado. En Colombia, yo no estaría en libertad, estaría en prisión, pero por lo menos podría ver a mis hijos", dijo el acusado en la corte federal de Manhattan.

El empresario de tan sólo 30 años pasará realmente entre cinco y cinco años y medio tras las rejas en Estados Unidos, ya que ya ha cumplido más de 30 meses encerrado y las autoridades estadounidense le acreditan además un tiempo extra de rebaja. Ese periodo se resta al total de la sentencia estadounidense.

El colombiano fue extraditado a Estados Unidos en enero del 2010 para responder a la acusación de lavado de activos derivados del narcotráfico.

El crimen de Murcia ha sido comparado al de Bernard Madoff, un empresario estadounidense que fue sentenciado a 150 años de cárcel tras admitir que durante años utilizó estados de cuentas fraudulentos para engañar a capitalistas.

Murcia, creador de la empresa DMG, fue detenido en noviembre del 2008 en Panamá y deportado a Bogotá. Según las autoridades, fue responsable de los crímenes de "lavado de activos agravado" y "captación masiva y habitual de dineros" a través de su compañía. Fue sentenciado en Colombia a 30 años y ocho meses de prisión, condena que cumpliría tras cumplir con la estadounidense.

La sentencia impuesta por Pauley había sido acordada previamente entre la defensa de Murcia y la fiscalía. Sin embargo, Abreu dijo a los periodistas el viernes que quedó decepcionado, ya que esperaba que se redujera el tiempo que Guzmán pasaría en prisión. "Pero el juez, como ustedes escucharon, comentó que era un cargo muy serio, en Estados Unidos, el lavado de activos".

Murcia apareció en la corte vestido con un traje de preso azul marino y sonrió y saludó a los presentes en la sala con un gesto de cabeza. Sin embargo, cuando le tocó hablar perdió la compostura y tuvo que hacer varias pausas.

"Yo jamás volveré a cometer ningún delito en Estados Unidos. Este tiempo encerrado me ha ayudado a recapacitar, a reflexionar", dijo el colombiano. "He aprendido la lección muy bien aquí, en Estados Unidos, y en Colombia pagaré la pena que se impuso. Acepto mi culpabilidad y acataré su sentencia. Acudo a su misericordia para que me de una segunda oportunidad".

El magistrado habló de Murcia con cierta admiración en un momento dado. "Qué trágico es dejar que un gran talento acabe con objetivos tan deshonestos. Hay tantas cosas que podría usted haber logrado", le dijo el juez.

En Estados Unidos, Murcia ha sido sentenciado por lavar dinero en principalmente dos operaciones: dinero transferido a una cuenta estadounidense de la firma Merrill Lynch y la compra de varias propiedades en Miami.

Al principio de la audiencia judicial, Abreu dijo al juez que el pecado de su cliente fue confiar en empleados que perpetraron el crimen. Aún así, Murcia aceptó su total responsabilidad en los cargos.

Se espera que la abogada de la empresa de DMG, Margarita Pabón, sea sentenciada en la misma corte el 15 de julio, al igual que otro socio del colombiano, William Suárez.

Murcia emitió un comunicado a través de su abogado diciendo que se han violado sus derechos.

"Lo normal era que, al enviarme extraditado a los Estados Unidos, la justicia de mi país estaría renunciando a la condena en mi contra por tratarse de los mismos hechos. Espero que las autoridades colombianas se den cuenta de la gravísima violación de los derechos internacionales a los que tenemos derecho todos los seres humanos", dijo Murcia en el comunicado.

____________

Claudia Torrens está en Twitter en @ClaudiaTorrens