Las autoridades chinas ordenaron el viernes a empresas petroleras que operan en los pozos submarinos que evalúen los riesgos de accidentes luego de dos derrames ocurridos en su costa este en un campo operado por la gigante estadounidense ConocoPhillips.

La Administración Oceánica Estatal de China dijo que los productores petroleros deben investigar a conciencia cualquier riesgo, revisar sus planes en caso de emergencia y dar a conocer el impacto ambiental de sus operaciones.

ConocoPhillips ha defendido su respuesta ante los derrames en la bahía de Bohai de las críticas de ecologistas y medios de comunicación por el impacto de los vertidos y el retraso para darlos a conocer.