El presidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, pidió el sábado que el gobierno dialogue las demandas de estudiantes que desde hace un mes tienen paralizados numerosos colegios y universidades.

"El diálogo consiste en primer lugar en escuchar, escuchar a los jóvenes, escuchar sus demandas, lo que significa que naturalmente no todas las demandas siempre son posible", expresó el prelado en declaraciones a radio Cooperativa.

Agregó que en ese diálogo los estudiantes también deben escuchar a las autoridades.

La víspera los dirigentes universitarios de todo el país rechazaron un plan propuesto el martes por el presidente Sebastián Piñera de otorgar 4.000 millones de dólares adicionales a la educación, aunque sin precisar sus plazos y destinos precisos. Sólo señaló que se aumentarían las becas a estudiantes más pobres.

Los estudiantes y el Colegio de Profesores han convocado para este jueves a un nuevo paro nacional y a un multitudinaria manifestación callejera como la realizada la semana anterior, cuando más de 100.000 personas marcharon por el centro capitalino. El gobierno ha señalado, amparándose en desmanes de pequeños grupos, que no autorizará la marcha.

Universitarios y maestros rechazaron la propuesta gubernamental por insuficiente y por no descartar el lucro en la educación, una de las demandas básicas de estudiantes y profesores.

Mientras tanto, centenares de colegios de enseñanza media permanecen en paro y ocupados por sus estudiantes, a los que Piñera no entregó ninguna solución a sus demandas. También gran parte de las universidades, incluso privadas, se encuentran paralizadas.

Las masivas protestas le ha costado al mandatario derechista una fuerte baja en la popularidad, que sólo alcanza al 31% según una encuesta divulgada esta semana y la que la desaprobación a su gestión de 16 meses es del 60%.

Piñera llamó a un gran acuerdo nacional, rechazado la víspera por la oposición centroizquierdista, pero no ha buscado dialogar con los estudiantes y maestros. Su ministro de Educación, Joaquín Lavín, sólo dialogó con los rectores de las universidades y centros de formación técnica, con los cuales alcanzó principios de acuerdo.