Un fiscal ha formulado cargos a un ex asesor presidencial y a 36 personas más por un escándalo de tráfico de influencias en 2005, que estremeció el gobierno del entonces presidente Luiz Inacio Lula da Silva, anunció el viernes la Corte Suprema.

La corte informó en su página de internet que entre los acusados figura Jose Dirceu, el ex jefe de gabinete de Lula.

Dirceu supuestamente orquestó un esquema bajo el cual legisladores de la oposición recibían pagos mensuales de hasta 13.000 dólares por su apoyo en el Congreso.

El ex jefe de gabinete y otros altos miembros del gobernante Partido de los Trabajadores fueron destituidos del gobierno por el esquema conocido como el "mensalao" (gran salario).

El fiscal federal Roberto Gurgel también imputó cargos a varios ex legisladores, ministros de Gabinete y miembros del Partido de los Trabajadores.

Gurgel dijo en documentos legales que "fue elaborado un plan criminal para comprar votos en el Congreso. Se cometió la agresión más seria contra los valores democráticos".

Lula, quien nunca fue implicado personalmente en el escándalo, salió de la controversia con su reputación intacta y terminó su presidencia con un alto nivel de popularidad.

No se espera que los cargos formulados por Gurgel afecten a la presidenta Dilma Rousseff, la sucesora de Lula, quien impulsó su candidatura.

Los acusados, quienes niegan haber participado en el "mensalao", tienen 30 días para entregar sus defensas escritas a la corte, que luego tendrá que decidir sobre el caso en una fecha no determinada.