El ex campeón del mundo Tom Boonen abandonó hoy el Tour de Francia durante la séptima etapa entre Le Mans y Châteauroux, al no haberse recuperado de la caída que sufrió el pasado miércoles.

El ciclista del Quick Step se bajó de la bicicleta cuando todavía no se habían superado los cien primeros kilómetros de los 218 del día, la segunda etapa más larga de la 98 edición.

El belga sufrió una aparatosa caída el pasado miércoles y entró en la meta con 13 minutos de retraso sobre el vencedor, el británico Mark Cavendish, al borde de la descalificación por tiempo.

Ayer aguantó una dura jornada, la más larga del año, con lluvia y viento, pero hoy se sintió peor y prefirió abandonar.