El presidente del Gobierno italiano, Silvio Berlusconi, ha confirmado que no se presentará a las próximas elecciones, previstas en 2013, en una entrevista publicada hoy en el diario "La Repubblica".

Berlusconi, que había anunciado ya su decisión el pasado abril durante una cena con periodistas extranjeros en Roma, la confirma en la entrevista, al tiempo que señala que no piensa optar a ser Presidente de la República.

Asimismo, indica que el próximo candidato a presidente del Gobierno de su partido, el Pueblo de la Libertad (PDL), será el actual ministro de Justicia, Angelino Alfano, quien fue recientemente nombrado Secretario Nacional de dicha formación.

"A los 77 años no puedo volver a ser presidente del Gobierno", subraya y añade: "No es que vaya a dimitir, aunque tendría tantas ganas de hacerlo, pero de todas maneras no seré el candidato a presidente".

También explica que apoyará la candidatura para ser el próximo Jefe de Estado del subsecretario de la presidencia del Gobierno y su hombre de confianza, Gianni Letta.

El líder del PDL asegura que en su partido "están todos de acuerdo" con que Alfano sea su sustituto y explica que no se retirará de la política ya que participará en la campaña electoral y se dedicará a intentar construir el Partido Popular Europeo en Italia.

Berlusconi critica en la entrevista al ministro de Economía, Giulio Tremonti, a quien se le sorprendió, debido a un micrófono abierto durante una rueda de prensa, insultando al titular de Administraciones Públicas, Renato Brunetta.

"Se cree que es un genio y que los demás son todos unos cretinos. Le aguanto porque le conozco desde hace tiempo y sé que hay que aceptarle tal y como es. Pero es el único que no hace juego en equipo", subraya "Il Cavaliere".

Por otra parte, el primer ministro italiano confirma que se presentará en el Parlamento la polémica norma que había sido incluida en un primer momento en el plan de ajuste de su Gobierno y que evitaba pagar una millonaria indemnización a su grupo empresarial, Fininvest, pero que finalmente se decidió retirar ante el revuelo generado.

"La incluyeron Tremonti y Alfano. Yo no la quería, pero sigo pensando que es una norma sacrosanta", agrega.