Las autoridades de Malasia cerrarán las carreteras principales y suspenderán el transporte público hacia Kuala Lumpur, capital del país, para impedir la realización de una protesta organizada por activistas respaldados por la oposición, informó el viernes la policía.

Los organizadores de la manifestación del sábado, que ya fue proscrita, exigen reformas electorales.

El aumento en las tensiones políticas marcan un gran reto para la coalición gobernante del primer ministro Najib Razak antes de la celebración de las muy esperadas elecciones generales contempladas para el año próximo.

Amar Singh, jefe de la policía de Kuala Lumpur, indicó que las principales carreteras de la ciudad serán cerradas durante 22 horas a partir de la medianoche del viernes. Más de 200 personas relacionadas con la manifestación fueron detenidas en las últimas semanas.

Los activistas insistieron que se reunirán en un estadio del centro de la capital el sábado e instaron a Najib que suspenda la represión, que "es comparable al estilo de los dictadores".