Varios vuelos fueron cancelados nuevamente el viernes en los dos aeropuertos de Buenos Aires a causa de la presencia de cenizas del volcán chileno Cordón Caulle en el espacio aéreo metropolitano.

Tal como ocurrió en la mañana del jueves y varios días desde que el 4 de junio entró en erupción el volcán situado en el sur de Chile, las operaciones aéreas sufrieron trastornos en el aeroparque de Buenos Aires y el aeropuerto internacional de Ezeiza, en las afueras de la capital, afectando a cientos de pasajeros.

Aerolíneas Argentinas, la principal compañía que opera en el país, suspendió a primeras horas del viernes varios vuelos domésticos y regionales que partían de aeroparque, entre ellos los que tenían como destino Montevideo y las ciudades argentinas de Río Gallegos y Comodoro Rivadavia, en el sur, y Mendoza, en el oeste, según informó en su página de internet.

En tanto, LAN Argentina, otra de las principales empresas aéreas, señaló que las operaciones planificadas hasta el mediodía (1500 GMT) "se están viendo afectadas, debido a la notificación de reportes oficiales" que indican "que continúa la presencia de ceniza volcánica en el espacio aéreo de Buenos Aires".

LAN Argentina indicó que resolvió "no operar sus vuelos programados en aeroparque y en aeropuerto internacional de Ezeiza, hasta tanto las condiciones sean favorables y resulten compatibles con los máximos estándares de seguridad de la compañía".

Algunos de los vuelos de esta aerolínea afectados tenían como destino Miami y las ciudades argentinas de Comodoro Rivadavia y Río Gallegos, en el sur; Córdoba, en el centro, y Tucumán e Iguazú, en el norte.

Las cenizas volcánicas son perjudiciales para el fuselaje y los sistemas electrónicos de las aeronaves y pueden llegar a paralizar los motores en pleno vuelo.