Lionel Messi, que el viernes se entrenó sin exigirse por una molestia en un tobillo, recibió el viernes el respaldo de los líderes del equipo que dijeron comprender su fastidio porque en la Copa América las cosas no le están saliendo bien.

El capitán Javier Mascherano y el subcapitán Javier Zanetti también coincidieron en que la "Pulga" del Barcelona no es el responsable de que Argentina llegue al partido del lunes ante Costa Rica jugándose su supervivencia en el certamen.

El técnico Sergio Batista se sumó a ese apoyo diciendo que Messi está muy compenetrado con la selección de Argentina, en la que aún no lucido como lo hace en el Barsa.

"Leo quiere mucho a la selección, se la juega por la selección. No sé qué pensará", dijo Batista a TyC Sports. "Pero en un futuro jamás va a decir 'no vengo más'. El podría haber jugado para España y decir 'me quedó acá'. Pero no, se desvive por Argentina".

Messi, el mejor jugador del mundo, trabajó el viernes más liviano que sus compañeros en la última parte del entrenamiento porque acusa un dolor en su tobillo derecho, producto del partido 0-0 del miércoles ante Colombia.

Aunque no hubo parte médico, da toda la impresión de que ese problema no es para nada serio.

"Argentina no está jugando mal por culpa de Messi, todo lo contrario", dijo Mascherano, su compañero en el Barcelona en reunión de prensa tras la práctica en Ezeiza. "En forma colectiva no lo estamos haciendo bien y eso repercute en el equipo".

Mascherano señaló que el visible fastidio de Messi en la cancha es similar al del resto de sus compañeros por la situación de crisis futbolística que envuelve al equipo, que cosechó solo dos puntos productos de empates 1-1 con Bolivia y ante Colombia.

"El problema es del grupo, de todo el equipo que no ha jugado bien", dijo Mascherano. "Lo de Lio (Messi) no es aislado ya que todos estamos así. Yo no se si llamarlo fastidio, creo que la palabra (...) hay un poco de frustración en el hecho de querer y que las cosas no salgan bien".

Argentina, que busca su primer título tras 18 años de frustraciones, arrancó como una de las grandes favoritas y ahora está penando para entrar a cuartos de final. El técnico Sergio Batista y los jugadores se fueron muy hostilizados de la cancha tras el partido con Colombia en Santa Fe.

"La realidad es que a ninguno de nosotros nos gusta que termine el partido y dejarle una sensación fea a la gente", dijo Mascherano. "Obviamente que si después de eso te insultan, están en todo su derecho. Somos conscientes de la situación, pero depende de nosotros darla vuelta y a partir del lunes empezar otra Copa América".

Zanetti, capitán del Inter de Italia, señaló que las falencias de Argentina son colectivas.

"Las cosas no están saliendo como equipo, sabemos que Lio es un fenómeno, el mejor del mundo", subrayó Zanetti. "Si Lio por ahí se fastidia es porque quiere encontrar una solución, como nosotros".

"Ni nosotros imaginábamos un comienzo así", indicó Zanetti, que con 138 partidos jugó más que nadie con la Albiceleste.

El Pupi se refirió a una discusión que habrían mantenido Messi y el defensor Nicolás Burdisso durante y después del encuentro con Colombia.

"Son cosas normales en el fútbol, a mi también me tocó discutir con (Gabriel) Milito", señaló el defensor de 37 años. "Uno que lleva años en el fútbol lo toma con naturalidad".

Batista dijo al respecto que "discusiones, hay siempre. Y cuando las hay, es positivo. Pero eso que se anda diciendo, que corra, que esto y que aquello, nada que ver".