Lionel Messi, emblema de Argentina y el mejor futbolista del mundo, le dejaría su lugar en el centro del ataque a Gonzalo Higuaín y pasaría a jugar como enlace en el decisivo partido del lunes ante Costa Rica por la Copa América.

Sus compañeros de ofensiva Carlos Tevez y Ezequiel Lavezzi también formarían parte de una limpieza decidida por el técnico Sergio Batista y en sus lugares ingresarían Angel di María y Sergio Agüero.

El propio Batista admitió la posibilidad de hacer variantes en la ofensiva y que cambiaría a Messi de posición para hacerlo jugar más atrás.

Si esto ocurre, significa que Batista no está conforme con la actuación del fenomenal atacante del Barcelona como referente de área y lo cambiaría por Higuaín, artillero del Real Madrid español.

En el pasado, Batista había dicho que no quería que Messi bajase mucho a buscar el balón, que lo quería más arriba.

Si Messi juega más retrasado, deberían salir Ever Banega o Esteban Cambiasso, ya que el capitán Javier Mascherano conservaría su lugar en ese sector de la cancha.

"Estoy pensando en un retoque del sistema pero con una referencia de área más concreta", dijo Batista en una columna de opinión el viernes en el diario Clarín. "Y que Messi sea el enganche muy cerquita de los delanteros".

"Estamos en tiempo de reconstrucción y tengo plena confianza en la recuperación", agregó Batista, quien no dio otros indicios sobre los cambios.

Argentina se entrenó el viernes en su concentración de Ezeiza, donde trascendió en fuentes de la delegación que Agüero (Atlético Madrid, España), Higuaín y Di María (Real Madrid) formarían el tridente ofensivo con el que saldría Argentina en Córdoba en busca de un triunfo ante Costa Rica que lo deposite en los cuartos de final.

Por precaución, Messi se entrenó el viernes en forma diferenciada a la de sus compañeros, es decir con trabajos más livianos.

Acusaría un dolor en el tobillo derecho producto de una jugada al término del primer tiempo en el partido ante Colombia.

No hubo parte médico al respecto ni tampoco se vislumbró preocupación en el seno de la delegación argentina ya que el astro del Barsa terminó el partido jugando en forma normal.

Por lo tanto, Messi se vería involucrado ante los Ticos en uno de los tantos cambios tácticos o de nombres que dispondría Batista.

"Si el técnico quiere cambiar y si es en beneficio del equipo seguramente está bien", dijo el capitán del equipo Javier Mascherano al término de la práctica. "Tenemos mucho tiempo la pelota, pero no podemos lastimar al rival".

En esa misma sintonía, Javier Zanetti destacó sobre los cambios que "hay que encontrar una solución y si la solución es esa, está bien. Además, se puede volver al esquema inicial".

Si Argentina pierde ante Costa Rica quedará eliminada y si empata su suerte depende de un milagro ya que apenas tiene dos puntos, productos de deslucidos empates 1-1 con Bolivia en La Plata y 0-0 ante Colombia. Batista y sus jugadores fueron blanco de insultos y abucheos de una magnitud pocas veces vista hacia una selección albiceleste en el duelo ante los colombianos, que fueron muy superiores.

Los enardecidos aficionados le reclamaron cambios a Batista e incluso le pidieron su renuncia.

Si finalmente Messi sale del centro del ataque, sería víctima de unas de las tantas contradicciones de Batista con respecto al manejo del equipo.

Antes del inicio del certamen, el "Checho" se cansó de repetir que "Messi es mi nueve, delante de Higuaín, Agüero y (Diego) Milito o incluso Tevez".

Por entonces, Batista dijo que Tevez, del goleador del Manchester City, no entraba en sus planes.

Días después convocó a Tevez, lo incluyó en la lista final de 23 jugadores, le dio la titularidad y ahora lo mandaría al banco.